El Tiempo es de Dios

viernes, 14 de mayo de 2010

Cual debería ser la posición cristiana frente a la pena de muerte

Estoy convencido de que todo nuestro sistema de justicia criminal necesita seriamente de una reforma o reestructuración porque no está funcionando y existen muchas iniquidades en él. Los cristianos están divididos sobre la pena de muerte. Primero existe la pregunta básica de si la pena de muerte es en si misma una cosa buena o mala. Pienso que la opinión mayoritaria de la Iglesia Cristiana, en toda su historia, ha sido que la pena de muerte es una cosa buena.

Esa posición fue asumida, no porque los cristianos fuesen particularmente sedientos de sangre, sino porque los cristianos tienen la Escritura. La Palabra de Dios instituye, establece y ordena la pena de muerte en Génesis 9.6

El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.

Cuando el legislativo del estado de Pensilvania votó la reintroducción de la pena de muerte, el entonces gobernador del estado vetó con base en las palabras bíblicas "No matarás"(1), él estaba citando los diez mandamientos en Éxodo 20. En tanto, si usted analiza Éxodo 21, 22 y 23 (el código de santidad), Dios establece dispositivos para aquellos que quiebran ese mandamiento. Dios ordena que aquellos que matan sean asesinados.

Tenues distinciones son hechas entre asesinato voluntario e involuntario, premeditación, y varios otros tipos de situaciones que caen dentro de la complejidad de nuestra jurisprudencia. Por lo tanto estoy respondiendo a esta situación en un sentido amplio.

Normalmente, la gran objeción a la pena de muerte es que la vida humana es tan preciosa y tan valiosa que nunca deberíamos levantar nuestras manos contra ella. También todo ser humano es redimible. Otro argumento es que la pena de muerte no es un medio de intimidación. Más la institución de la pena de muerte no fue dada como un medio de intimidación, sino como un acto de justicia. ¿Cuál es el raciocinio bíblico? La pena de muerte es instituida muy temprano en el Antiguo Testamento - antes de Moisés, antes del Sinaí, antes de los diez mandamientos, desde los días de Noé, cuando Dios dice "El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada." Esa no es una predicción. En la estructura del lenguaje hay un imperativo: es una orden. Y la razón es dada: "porque a imagen de Dios es hecho el hombre." En otras palabras, la Biblia dice que la vida humana es tan sagrada, tan preciosa, tan santa - la vida humana tiene tanta dignidad - si, con premeditación usted destruye injustificadamente otro ser humano, usted, por eso mismo, pierde su derecho a la vida. Dios no sólo permite la pena de muerte, sino que Él la ordena.

(1) Textualmente: No asesinarás

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada